Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Alergias causadas por alimentos

Los alimentos pueden causar diversas reacciones adversas cuando los ingerimos. Algunas reacciones son verdaderamente alérgicas, producidas por un mecanismo inmunológico, y otras son reacciones de intolerancia.

Algunos alimentos pueden provocar una alergia inmediatamente tras ser ingeridos por personas sensibilizadas (es decir, previamente expuestas), lo cual puede variar desde una urticaria o angiodema hasta una reacción de anafilaxia. Es el caso de alimentos como mariscos, frutas, huevos, leche, frutos secos.

Otros alimentos producen una alergia que tarda más tiempo en aparecer porque requieren de un proceso previo de digestión. Los síntomas que se manifiestan son mayoritariamente cutáneos.

La leche y el huevo son los alimentos que con mayor frecuencia se han encontrado implicados en los pacientes con dermatitis y síntomas digestivos; el pescado es el alimento que más a menudo produce asma. La ingesta de algunas frutas frescas o frutos secos pueden desarrollar prurito en la cavidad bucal.

En pacientes adultos, los alimentos que producen alergias más frecuentes son las frutas, los frutos secos, las verduras, el pescado y el marisco.

En niños, las sensibilizaciones más frecuentes son a la leche de vaca y al huevo, seguido a bastante distancia por el pescado. A partir de los 5 años ya aparecen las alergias típicas del adulto. A diferencia del adulto y de otros tipos de alergias, la mayoría de niños con alergia a alimentos dejarán de presentarla con el paso del tiempo.