Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Tratamiento de la alergia

La vacunación con alérgenos o inmunoterapia consiste en administrar progresivamente dosis repetitivas del alérgeno al enfermo con el fin de disminuir o eliminar su sensibilidad hacia éste.

La inmunoterapia ó vacunas alergénicas permiten tratar distintos tipos de alergia (polen, ácaros, animales etc).

La duración del tratamiento con vacunas suele ser de tres a cinco años en la mayoría de los casos. Sin embargo, la mejoría de los síntomas comienza a notarse a los tres o cinco meses de haber iniciado el tratamiento.

La vacunación con alérgenos está considerada por la Organización Mundial de la Salud como el único tratamiento que puede alterar el curso natural de las enfermedades alérgicas, puede también impedir el desarrollo de asma en los pacientes con rinitis alérgica y también previene el desarrollo de nuevas sensibilizaciones. A diferencia de los tratamientos sintomáticos, la inmunoterapia trata directamente la causa de la enfermedad.

La inmunoterapia debe ser indicada y supervisada siempre por un médico especialista en alergia. Los especialistas aconsejan iniciar la inmunoterapia "cuanto antes" para evitar la evolución y cronificación de la enfermedad alérgica. La inmunoterapia mejora sustancialmente la calidad de vida.

LETI dispone de vacunas específicas para las dos vías de administración: subcutánea y sublingual.

La importancia de acabar el tratamiento contra la alergia