Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Áreas
Menú
es

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica se caracteriza por la inflamación de la mucosa nasal, mediada por inmunoglobulina E, tras la exposición a un alérgeno.

Puede presentarse sola o asociada a otras enfermedades alérgicas como la conjuntivitis alérgica (rinoconjuntivitis alérgica).

Los síntomas son obstrucción nasal, estornudos o secreción acuosa, congestión nasal y/o prurito nasal. Los mismos se presentan durante dos o más días consecutivos y a lo largo de más de una hora la mayoría de los días. Puede afectar las actividades habituales así como el sueño.

¿Cuáles son las causas de la rinitis alérgica?

Ácaros del polvo doméstico: 

Pequeños artrópodos de la clase arácnida. Se han descrito más de 30.000 especies. Según su localización, se dividen en dos grupos: ácaros domésticos (predominan en el polvo doméstico) y ácaros de almacenamiento. Entre los primeros se encuentran Dermatophagoides pteronyssinus y farinae, predominan en hogares Europeos, America del Sur y Australia; los segundos predominan en Norteamérica y son segundos en frecuencia en Europa.

Pólenes:

  • Hierbas: las Gramíneas son las más frecuentes como causantes de alergia en todo el mundo, comprenden cerca de 10.000 especies.
  • Árboles: son responsables en menos frecuencia. La especie de las oleáceas (olea europea, fraxinus, ligustrum) son algunos ejemplos.
  • Arbustos o malezas: Parietaria, Artemisia y Chaenopodium.

Hongos aerógenos:

Aspergillus, Alternaria, etc…

Epitelios de animales domésticos:

Gato, perro, caballo, cobayas, ratones.

Otros de origen profesional como las harinas o el látex.

¿Cómo se diagnostica?

El médico especialista en Alergología es el encargado de realizar el diagnóstico en base a la historia clínica, los test específicos cutáneos y los análisis de sangre (determinación de IgE específica), entre otros.

¿Cuál es el tratamiento?

Medidas de control ambiental

El primer paso para el paciente alérgico es evitar al máximo el contacto con el alérgeno. Como por ejemplo, emplear ropa de cama hipoalergénica, productos contra ácaros, filtros de polen, productos de cosmética y farmacia sin los componentes responsables de las alergias. Se ha demostrado, que cuanto más alérgico es el paciente, mayor es el beneficio de las medidas de control ambiental.

Medicamentos

Se emplean para aliviar los síntomas producidos por la rinitis. Se trata de un tratamiento sintomático para los episodios de reagudización, entre ellos están los antihistamínicos en spray nasal o en comprimidos, los corticoides tópicos locales y orales, etc. Los medicamentos alivian los síntomas, pero no tratan la causa de la enfermedad, por lo que no modifican la evolución o curso de la enfermedad alérgica.

Inmunoterapia

La inmunoterapia (“vacunas de la alergia”) es el único tratamiento que puede alterar el curso natural de la enfermedad alérgica, tal y como lo ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Consiste en la administración del extracto alergénico al que el paciente es alérgico en dosis crecientes con el objetivo de producirle una regulación del sistema inmune.

El objetivo es disminuir los síntomas en exposiciones posteriores al alérgeno causante. La administración se realiza generalmente por vía subcutánea o sublingual, dependiendo tanto de la valoración del paciente como del médico especialista.

La inmunoterapia, además de mejorar síntomas de la alergia, disminuye también la cantidad de tomas de medicación complementaria al tratamiento.

La duración del tratamiento se recomienda que sea de 3 a 5 años.

La importancia de acabar el tratamiento contra la alergia