Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Áreas
Menú
es

Hongos o mohos

Los hongos se encuentran en el aire en forma de esporas y provocan reacciones alérgicas. Las esporas se encuentran en el aire, en mayor o menor concentración dependiendo de la humedad ambiental o de la zona, si es próxima al mar o la estación del año.

Los hongos causan alergias a nivel del aparato respiratorio. En general las personas alérgicas a hongos suelen estar peor con el cambio estacional.

En casa están en las superficies húmedas y suelen salir en lugares como cuartos de baño y debajo del fregadero. Las viviendas húmedas, oscuras, poco aireadas y/o ventiladas, así como los sótanos o habitaciones con filtraciones, pueden tener elevadas concentraciones de esporas de hongos.

Son también fuentes de hongos  los humidificadores, aparatos de aire acondicionados mal mantenidos, cubos de basura, etc.

Para reducir los hongos en casa se recomienda:

  • Arreglar los escapes de agua que puedan crear humedades que permitan el crecimiento de hongos.
  • Mantener la humedad de la casa lo más baja posible, lo ideal es que sea debajo del 50%.
  • Airear bien las habitaciones
  • Abrir la ventana del cuarto de baño después del baño o ducha, para permitir que la humedad que se ha formado salga con facilidad.
  • Evitar el uso de alfombras en el cuarto de baño y sótanos y retirar cualquier alfombra mohosa.
  • Los deshumidificadores o aire acondicionado con filtros adecuados son eficaces para reducir la humedad ambiental.
  • Limpiar las superficies mohosas, como las esquinas de la ducha o debajo del fregadero. Utilice regularmente lejía para lavar las superficies que se humedecen con frecuencia. (cuarto de baño)
  • No se recomienda la limpieza con aparatos que utilicen vapor, excepto que sequen la superficie limpia en forma simultánea.
  • Emplear pinturas fungicidas.
  • Evitar guardar ropa o calzado húmedo en armarios o zonas con poca ventilación.
  • No dejar alimentos fuera del frigorífico mucho tiempo y eliminar la basura con frecuencia.
  • No tener plantas de interior.
  • Las viviendas cercanas a la zona costera, ríos, lagos y bosques son zonas de mayor humedad y mayores concentraciones de esporas de hongos.

Fuera de casa:

  • Evitar visitar sótanos, bodegas o graneros, evitar manipular granos o permanecer en almacenes de granos, así como productos de campo.
  • Evitar salidas al campo los días húmedos y lluviosos, ya que estas condiciones promueven la mayor concentración de esporas.