Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Alergias causadas por animales

Las proteínas de los animales domésticos son una de las fuentes de alérgenos más potentes en los lugares cerrados.

Hay dos tipos de reacciones alérgicas a los epitelios de animales:

  • Cutáneas: causadas por los alérgenos procedentes del gato y que consisten en una reacción localizada en la cara, con hinchazón de los párpados y enrojecimiento de toda la cara, con o sin urticaria.
  • Respiratorias: que pueden oscilar desde una simple rinitis (mucosidad, estornudos o picor nasal) hasta un asma grave (dificultad respiratoria, tos, silbidos en el pecho, ahogo).

No siempre es preciso un contacto continuado con los animales para la sensibilización. Los síntomas pueden aparecer después de estar en un lugar en el que simplemente ha estado un animal.