Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Animales domésticos

Las alergias a pelo/caspa/plumas de animales domésticos son frecuentes porque la presencia de mascotas en casa es más frecuente cada día.

La alergia es a ciertas proteínas que se desprenden al ambiente a partir de las escamas de la piel, la saliva o la orina de los animales domésticos, una vez que la sustancia transportadora se seca, las proteínas causantes de la alergia se volatilizan y se depositan en las superficies donde contactan con las personas alérgicas.

Las alfombras y muebles pueden retener por varios meses éstos alérgenos en el ambiente después de que el animal se haya ido de la vivienda.

  • Si algún miembro de la familia es alérgico a un animal, es primordial evitar la mascota.
  • Impida la entrada de las mascotas en los dormitorios, y mantenga cerradas las puertas de los dormitorios.
  • Asegúrese que la mascota permanece en un área determinada de la casa. Mantener al animal alejado de alfombras, cortinas y muebles tapizados (como sofás o sillones)
  • Utilice fundas sintéticas antialérgicas para colchones y almohadas.
  • Lave al animal al menos una o dos veces por semana.
  • Lávese las manos después de tocar a las mascotas.
  • Utilice para la limpieza de la casa aspiradores con filtros adecuados.
  • En el caso de personas alérgicas a otros aeroalérgenos como pólenes, ácaros, se recomienda evitar también mascotas en casa porque tienen alta probabilidad de sensibilizarse frente a otros alérgenos. Los animales en casa favorecen la proliferación de ácaros del polvo.